SECCIONES

VOLVER
Noticias Nidera Semillas
14/08/2017
Qué hay que tener en cuenta a la hora de definir la densidad de siembra en maíz
Es uno de los aspectos más importantes que impactan de manera directa sobre el rendimiento físico y económico de la producción. El Ingeniero Agrónomo Lucas Borras brinda algunos consejos para lograr una densidad de siembra adecuada.

Una baja densidad de plantas de maíz por hectárea puede llegar a ocasionar una pérdida de rendimiento. Pero un incremento excesivo en la densidad también puede generar los mismos resultados. La clave reside en dar con la correcta densidad de siembra, una tarea que se ajusta a diversas variables que el productor debe tener en cuenta si quiere maximizar el potencial de su cultivo. Y entre ellas, sobresalen el ambiente y la genética específica de cada híbrido.

"Hoy el productor tiene que ser realista y tener en claro que rendimiento espera sacar a partir del ambiente de su lote. Y en función de eso, tiene que ir al semillero que le provee el genotipo seleccionado y consultar la densidad de siembra recomendada para ese ambiente", asegura Lucas Borras. El investigador del CONICET y doctor en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Rosario agrega que una densidad equivocada puede provocar pérdidas diferenciales del 10% o más en la producción.

En ese sentido, el experto revela que la densidad óptima es aquella que presenta una buena biomasa e índice de cosecha total. "Cuando la densidad queda corta se afecta el crecimiento del cultivo por no tener una suficiente intercepción de radiación. Y cuando se pasa, comienza a vislumbrarse demasiada competencia planta-planta, lo que genera un incremento en el número de plantas estériles o con muy pocos granos", comenta.

Sin embargo, el especialista admite que decidir la correcta densidad de siembra no es una tarea fácil para el productor, que requiere de un diagnóstico detallado del comportamiento del lote en los últimos años, pero también de la situación particular que atraviesa el ambiente a la hora de la siembra. Borras explica que no es lo mismo partir con un perfil de agua semivacío u otro semilleno, por ejemplo. Y a la vez, indica que el productor cuenta con herramientas para modificar las distintas realidades del ambiente, a partir de una mayor o menor fertilización con nitrógeno.

Otra de las recomendaciones del investigador es no arriesgarse con densidades extremas y apuntar siempre al ambiente promedio, ya que existe un componente aleatorio en los factores ambientales, que varían continuamente y son inmanejables por el productor. "En un ambiente de bajo potencial, de 6 a 8 mil kilos, lo ideal es sembrar 50-55 mil plantas por hectárea, aunque el valor específico va a depender del híbrido seleccionado. Y cuanto más alto sea el índice ambiental se sube la densidad de siembra, hasta llegar a 100 mil plantas en los mejores ambientes", resume el ingeniero agrónomo, quien comenta que en otras partes del mundo se llega a sembrar 120 mil plantas por hectárea con rindes de hasta 18 mil kilos.
A la importancia del ambiente en la definición de la correcta densidad de siembra, se suma otro ingrediente clave: el comportamiento genotípico del híbrido en cuestión. Y aquí adquieren un rol fundamental los semilleros, que con su extensa base de datos e investigaciones conocen en forma detallada las particularidades de cada uno de los genotipos. "El productor no tiene la capacidad de generar datos propios para conocer la respuesta a la densidad de cada genotipo particular, y depende de la información que le proporcionan los semilleros. Las empresas semilleras realizan ensayos y desarrollos con el fin de posicionar sus productos lo mejor posible. Atrás de cada recomendación hay siempre mucho trabajo e investigación", confirma Borras.

"Desde Nidera Semillas ofrecemos híbridos que responden de manera diferencial a la densidad y trabajamos para obtener un correcto conocimiento del posicionamiento para lograr las mejores curvas de recomendación atendiendo las necesidades puntuales de nuestros clientes.
Dentro de nuestro portfolio comercial, el maíz AX 7761 es ideal para planteos ofensivos con excelente respuesta a incrementos en la densidad en contraste con el AX 7822 que tiene muy buena adaptación a planteos de bajas densidades, compensando por tamaño de espiga. El híbrido AX 7784 tiene alta capacidad de adaptación a diferentes ambientes mostrando un comportamiento a la densidad intermedia entre los dos maíces mencionados anteriormente."

14/08/2017

Qué hay que tener en cuenta a la hora de definir la densidad de siembra en maíz

Es uno de los aspectos más importantes que impactan de manera directa sobre el rendimiento físico y económico de la producción. El Ingeniero Agrónomo Lucas Borras brinda algunos consejos para lograr una densidad de siembra adecuada.

multimedia

Una baja densidad de plantas de maíz por hectárea puede llegar a ocasionar una pérdida de rendimiento. Pero un incremento excesivo en la densidad también puede generar los mismos resultados. La clave reside en dar con la correcta densidad de siembra, una tarea que se ajusta a diversas variables que el productor debe tener en cuenta si quiere maximizar el potencial de su cultivo. Y entre ellas, sobresalen el ambiente y la genética específica de cada híbrido.

"Hoy el productor tiene que ser realista y tener en claro que rendimiento espera sacar a partir del ambiente de su lote. Y en función de eso, tiene que ir al semillero que le provee el genotipo seleccionado y consultar la densidad de siembra recomendada para ese ambiente", asegura Lucas Borras. El investigador del CONICET y doctor en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Rosario agrega que una densidad equivocada puede provocar pérdidas diferenciales del 10% o más en la producción.

En ese sentido, el experto revela que la densidad óptima es aquella que presenta una buena biomasa e índice de cosecha total. "Cuando la densidad queda corta se afecta el crecimiento del cultivo por no tener una suficiente intercepción de radiación. Y cuando se pasa, comienza a vislumbrarse demasiada competencia planta-planta, lo que genera un incremento en el número de plantas estériles o con muy pocos granos", comenta.

Sin embargo, el especialista admite que decidir la correcta densidad de siembra no es una tarea fácil para el productor, que requiere de un diagnóstico detallado del comportamiento del lote en los últimos años, pero también de la situación particular que atraviesa el ambiente a la hora de la siembra. Borras explica que no es lo mismo partir con un perfil de agua semivacío u otro semilleno, por ejemplo. Y a la vez, indica que el productor cuenta con herramientas para modificar las distintas realidades del ambiente, a partir de una mayor o menor fertilización con nitrógeno.

Otra de las recomendaciones del investigador es no arriesgarse con densidades extremas y apuntar siempre al ambiente promedio, ya que existe un componente aleatorio en los factores ambientales, que varían continuamente y son inmanejables por el productor. "En un ambiente de bajo potencial, de 6 a 8 mil kilos, lo ideal es sembrar 50-55 mil plantas por hectárea, aunque el valor específico va a depender del híbrido seleccionado. Y cuanto más alto sea el índice ambiental se sube la densidad de siembra, hasta llegar a 100 mil plantas en los mejores ambientes", resume el ingeniero agrónomo, quien comenta que en otras partes del mundo se llega a sembrar 120 mil plantas por hectárea con rindes de hasta 18 mil kilos.
A la importancia del ambiente en la definición de la correcta densidad de siembra, se suma otro ingrediente clave: el comportamiento genotípico del híbrido en cuestión. Y aquí adquieren un rol fundamental los semilleros, que con su extensa base de datos e investigaciones conocen en forma detallada las particularidades de cada uno de los genotipos. "El productor no tiene la capacidad de generar datos propios para conocer la respuesta a la densidad de cada genotipo particular, y depende de la información que le proporcionan los semilleros. Las empresas semilleras realizan ensayos y desarrollos con el fin de posicionar sus productos lo mejor posible. Atrás de cada recomendación hay siempre mucho trabajo e investigación", confirma Borras.

"Desde Nidera Semillas ofrecemos híbridos que responden de manera diferencial a la densidad y trabajamos para obtener un correcto conocimiento del posicionamiento para lograr las mejores curvas de recomendación atendiendo las necesidades puntuales de nuestros clientes.
Dentro de nuestro portfolio comercial, el maíz AX 7761 es ideal para planteos ofensivos con excelente respuesta a incrementos en la densidad en contraste con el AX 7822 que tiene muy buena adaptación a planteos de bajas densidades, compensando por tamaño de espiga. El híbrido AX 7784 tiene alta capacidad de adaptación a diferentes ambientes mostrando un comportamiento a la densidad intermedia entre los dos maíces mencionados anteriormente."

Imprimir nota impresora
Compartir en:

enlaces relacionados


La sanidad, el desafío del trigo esta campaña




Qué hay que tener en cuenta a la hora de definir la densidad de siembra en maíz




"CARRYOVER", LA OTRA CARA DE LA RESIDUALIDAD




Con un híbrido de Nidera Semillas, en Laborde lograron un rinde récord en maíz



SEGUINOS EN FACEBOOK

Reservas Legales



La información y los materiales contenidos en este sitio se proporcionan “tal como son”. Nidera no asegura ni garantiza que los mismos sean exactos, suficientes o completos y niega expresamente toda responsabilidad que se le pudiera imputar por los errores y/u omisiones en la información y materiales contenidos en este sitio y/o por cualquier uso o acto realizado como consecuencia o en confianza de la información y los materiales publicados en el sitio Web. Ningún tipo de garantía, ni expresa ni tácita, es otorgada por la información y los materiales publicados en este sitio Web.

Nidera y ciertos subsidiarios de Nidera Handelscompagnie B.V. compran y venden commodities por su propia cuenta, basándose en la información contenida en este sitio Web y en cualquier momento pueden poseer o tener contratos que los obliguen a entregar tales commodities o hacer pagos con respecto a la información relativa a dichos commodities, y/o dándoles derecho a recibir tales materias o a recibir pagos con respecto a la información relativa a ello. Nidera y/o sus subsidiarios y afiliados podrán tomar posiciones que sean diferentes u opuestas a las posiciones tratadas en el presente.

La información contenida en este sitio Web es proporcionada en forma gratuita solamente a fines informativos y no con la intención de ser tomada como oferta, solicitud o recomendación con respecto a cualquier transacción que involucre a cualquier commodity. Nidera no es asesor comercial de commodities ni comisionista de mercados a futuro. Nidera proporciona la información contenida en este sitio Web solamente en lo que incide a su negocio en el mercado de capitales. Cualquier información con respecto al intercambio y negocio de contratos a futuro y de opciones se proporciona solamente como una conveniencia a los usuarios de este sitio del Web y no genera ningún tipo obligación contractual ni extracontractual hacia Nidera, bajo ningún concepto.
CERRAR